Uno por uno del torneo | Parte 2

JugGonzalo Noguera – Durante los últimos meses fue el entrenador personal de Sebastián Sosa, recordábamos su rostro únicamente si frecuentábamos las transmisiones previas de la televisión. Incluso se sumó al plantel a un nuevo portero (Ernesto Hernández) y todos supusimos que se haría con el lugar del banco pero no fue así. En la última fecha del Clausura se le dio descanso a Sebastián y apareció Noguera… que imagen impactante. De todas formas y pese a que el estado físico y futbolístico no lo ayudó sería injusto un reproche. Vivió todo un torneo desde afuera y jamás emitió una palabra de disconformidad ante la situación, creo recordar a alguien que podría tomar el ejemplo.

Gerardo Alcoba – Tuvo un inicio de torneo con tropiezos, de a poco se fue estabilizando y las desatenciones fueron desapareciendo a medida que regresaba el zaguero de buen juego aéreo, anticipos eficientes y voluntad para adelantar metros con la pelota en sus pies. Una lesión en la rodilla le provocó varias semanas de inactividad y esas semanas de inactividad le generaron serios problemas en la contención para el primer clásico de la definición, con repercusión en el resultado final.

Guillermo Rodríguez – Un paladín de la última línea, con un muy buen rendimiento sostenido en el tiempo lo que habla a las claras de que no se trató de una casualidad. Un volumen de marca (VM) directamente proporcional a la cantidad de pelotazos por partido (PPP): a mayor VM más PPP y viceversa. Supo controlar su temperamento y canalizarlo en fortaleza defensiva al punto de pasar de ser un desquiciado (capaz de tomar del cuello a un línea como en su paso por Independiente) a un marcador sin excesos…fuerte pero leal.

Matías Aguirregaray – Que bien le hizo la vuelta de Diego Vicente… lo conocía del seleccionado juvenil y pudo hacerlo rendir en ese nivel. Volvió a ser el que conocimos, mantuvo algunos altibajos en las funciones defensivas, pero supo transformarse en un volante más y todo el esfuerzo acumulado le valió la coronación con un gol para la historia.

Egidio Arévalo Ríos – Hacía años que el Club Atlético Peñarol no veíamos un volante de marca en este nivel, quizá sea él mismo el antecedente en su pasaje previo por el club. Si bien bajó su rendimiento en la última recta del torneo fue constante en su despliegue en la mayor parte del clausura y se transformó en pieza clave del funcionamiento de los once. No paró de correr, no paró de marcar, tuvo la rebeldía para sacar el equipo hacia adelante cuando hizo falta, desde la seguridad que brindó en conjunto con Orteman es que pudieron ejecutarse las labores de ataque. Un volante diez puntos.

Marcelo Sosa – Se equivocó seriamente en una actitud apartada del profesionalismo en el arranque mismo del campeonato. Dentro de la cancha superó las expectativas que se podían generar, batalló y rindió en buen nivel, el alto volumen de infracciones lo hizo acreedor de muchas tarjetas de ambos colores.

Hamilton Pereira – Desde su arribo fue de los jugadores con menor posibilidad de mostrarse en cancha. De todas formas es justo indicar que con poquitos minutos logró esbozar cosas positivas. La superpoblación de futbolistas en la zona lo mantuvo constantemente relegado.

Gastón Ramírez – El año de la consagración. El valor más importante de la cantera del Club Atlético Peñarol en muchos años por su técnica, capacidad y personalidad. Fue el motor del fútbol en gran cantidad de partidos y cada vez que no apareció en su esplendor el equipo disminuyó tremendamente su potencial. Muchas veces estando malhumorado cae en actitudes que deberán ser corregidas… lamentablemente es probable que las corrija en otro club.

Silvio Bosco Frontán – En la previa su llegada fue una novela, en cancha desarrolló un repertorio de goles errados de forma poco creíble. Sus primeros minutos fueron positivos, la primer pelota que tocó se transformó en asistencia de gol; desde allí solo insinuaciones. La segunda parte del año le permitirá, a partir de la doble competencia, tener más minutos en cancha y demostrar que Diego Vicente no se equivocó al recomendar su contratación.

Jonathan Ramis – La demostración de que ser un jugador con buenas condiciones no es suficiente cuando no está acompañada de estabilidad emocional. En lo exclusivamente futbolístico fueron pocos minutos, en una oportunidad incluso ocupando transitoriamente el sector derecho del mediocampo, Aguirre se jugó por Martinuccio en lugar del juvenil y acertó. Su deplorable actitud de estrella hollywoodense aceleró su paso por el aeropuerto. En Artigas algo anda mal.

Alejandro Martinuccio – Veloz, encarador, atrevido, pícaro, insoportablemente molesto para los defensores rivales… cual basurita en el ojo de un boxeador en el cuarto round (?). Es suyo el mérito de ganarse un lugar entre los once de siempre, logro obtenido en base a entrega, goles y asistencias magistrales para el goleador uruguayo. Sin dudas vale ese millón.

Diego Alonso – Los primeros tiempos los vio habitualmente desde el banco de suplentes, pero cada vez que fue necesario encontrar una solución el cambio se hizo cotidiano. Aportó goles importantes, logró dar vuelta la imagen del torneo pasado a fuerza de sacrificio y trabajo en silencio. No salió a vender humo aunque decidir no salir a vender humo pueda ser interpretada por muchos como una venta de humo solapada (?).

7 comentarios:

martintab dijo...
24 de mayo de 2010, 18:52  

Guillermo: un animal. Los goles que sacó de la línea y los delanteros que literalmente se "morfó". Como dijera Alvarito una vez, si supiera salir jugando estaría en el Chelsea. Fundamental que siga.

Egidio: notable rendimiento. Se cayó un poco al final del campeonato y en las finales no fue el mismo (mejoró un poco en las últimas dos, pero lejos del relojito que había sido casi todo el Clausura).

Gastón: ojalá pueda quedarse un ratito más. Es utópico, pero creo que no sólo sería para bien de Peñarol sino para él mismo.

Vasco: Volvió a ser el mismo que era a los 17 años. Creció muchísimo con Diego. Ojalá se pueda quedar también, pero muy difícil. Igual hace 2 años que está vendido y no lo han podido colocar, capaz con el tema de jugar Sudamericana y Libertadores hay chance que quede un añito más.

Alonso: me tapó la boca. Sin ser descollante, se notó su influencia en el grupo a nivel anímico. Y en la parte futbolística hizo varios goles pese a no jugar mucho. Yo creo que si jugaba titular también hubiera hecho unos cuantos más. Pero claro, en ese puesto jugó el Tony, así que eso era imposible.

Porteño: cuando se inspiraba era imparable, por su velocidad y habilidad. Debe mejorar mucho en la definición, erró montón de goles increíbles (me parece que le ganó a Bosco en ese aspecto). Lo supo contrastar con las asistencias, debe haber sido por muy lejos el que más pases de gol hizo.

Noguera: Se la bancó como un campeón estar en el banco todo el año, pero sigo diciendo que no está ni para ser tercer arquero de Peñarol.

Pato: algún partido jugó más de lo que pensé. La mayoría jugó más o menos. Muchas faltas, muchas tarjetas. Lo que sí, tocante su llanto cuando salimos campeones.

Alcoba: lo inflaron mucho y se la creyó. Nunca recuperó el nivel que tenía con Saralegui. Muchos goles vinieron por sus errores. Gracias por todo y buena suerte en el exterior.

Hamilton: SP. Todavía estoy intentando saber para qué carajo lo trajimos.

Bosco: livianito. Uno espera sea por la falta de fútbol (cuando llegó venía de varios meses sin jugar y nunca se afianzó en el equipo).

Ramis: calco el comentario de Alvaro. No entendí nunca a los "bloguistas" (?) que insistieron durante todo el Clausura con él. Tiene mier.. en la cabeza. Ojalá haya crecido con su paso por el Cádiz y actúe distinto en la próxima temporada.

Alejandro dijo...
24 de mayo de 2010, 20:14  

Adhiero a lo que dice Martintab de Ramis, pero quisiera decir que prefiero a este muchacho con mucho mas copete de regreso a Peñarol a que retorne carlos bueno.

Yo pienso que Ramis jugando bajo la direccion de la Fiera va a ser un jugadorazo, pero viendo los antecedentes de la mayoria de los jugadores que vienen de Artigas.... pero si la Fiera lo equilibra futbolistica y psicologicamente tenemos una delantera espectacular, y si sumanos al delantero de Gimnasia ni te cuento.

Tambien veo un saldo positivo en esta segunda parte, todos los que jugaron rindieron, pero destaco a Ramirez y al popular Cacha.

KISS dijo...
24 de mayo de 2010, 21:45  

que jugador el guille eh saco todo ojala que le podamos renovar a el y a sergio y cacha

Master of Puppetz!! dijo...
25 de mayo de 2010, 9:32  

Yo fuí de los que insitió con el en el clausura, para mi un jugador de gran velocidad, 3 veces mejor definición que el porteño y es jugador del club, el problema es que era 6 veces más comilón que el porteño, asistencias de gol, creo que 2... Le falta mucho, tal vez haya cambiado un poco en su forma de actuar y ser, podría ser el reemplazante perfecto para Urreta o tal vez para el porteño en caso de que se vaya.

Master of Puppetz!! dijo...
25 de mayo de 2010, 9:55  

Ah, creo que al decir que el cacha es el mejor en su puesto en los últimos años, estamos pasando por arriba al interminable Mario Álvarez, el león, 200% huevos y entrega!! Y fué emocionante el llanto del pato, fuí de los primeros en decirlo =)

La Caldera del Diablo dijo...
28 de mayo de 2010, 2:32  

Muy buen comentario sobre Guillermo Rodríguez. Mañana lo publico en "La Caldera". Abrazos

Emiliano

Anónimo dijo...
29 de mayo de 2010, 12:51  

No entiendo el palo para Ramis. Ahora va a volver, va a salir goleador y la van a chupar todos los contras.

Publicar un comentario

Si tenés ganas de comentar en BC tomate un par de segundos antes de confirmar, si podés evitar las puteadas te agradecemos. Todo comentario que no esté relacionado al tema propuesto en el artículo no será habilitado.

La Jopeada Blogs
 

IcyBlue | Copyright © 2009 - Blogger Template Designed By Simrandeep Singh | Adaptado por Blog Carbonero