Obdulio Trasante

Una muestra de la ambición y el sacrificio fue Obdulio Trasante. Además de jugar en Peñarol, tenía otro trabajo para sobrevivir: todos los días debía presentarse a las 7 de la mañana a tomar servicio en la conserjería del banco Pan de Azúcar de Montevideo. Si hubiera actuado en un medio más poderoso económicamente, no habría necesitado un trabajo extra para complementar sus ingresos.
El zaguero había llegado de Peñarol de Juan Lacaze, uno de los tantos Peñarolenses que el influjo de su popularidad desparramó por el territorio uruguayo, para enrolarse en Central Español. Ganó el ascenso de 1983, el Campeonato de 1984 y pasó a Peñarol de Montevideo en 1985. "Conmigo van a ganar todo", le repetía a sus compañeros. Y ellos le creían y lo seguían. Por su condición de caudillo. Porque asimilaron su fibra combativa, su fiereza y su determinación para jugarse en cada salto, en cada cruce, en cada choque...
Y por eso fueron al frente: porque el Loco Trasante los empujaba desde el fondo.

Fragmento de “Peñarol - La Historia”

3 comentarios:

gaboramone dijo...
4 de mayo de 2008, 23:56  

Gran Lacazino y mejor peñarolense....! Grande Obdulio!!!

laca dijo...
5 de mayo de 2008, 2:08  

una fiera ese tipo!
Y claaaro, no son todos los que tienen la suerte de tener sangre lacazina, jaa


saludos...

pablo dijo...
6 de mayo de 2008, 9:23  

Tipos como Trasante son tan necesarios, o aún más, que el mejor de los dribladores. Un grande.

Un saludo, Álvaro.

Publicar un comentario

Si tenés ganas de comentar en BC tomate un par de segundos antes de confirmar, si podés evitar las puteadas te agradecemos. Todo comentario que no esté relacionado al tema propuesto en el artículo no será habilitado.

La Jopeada Blogs
 

IcyBlue | Copyright © 2009 - Blogger Template Designed By Simrandeep Singh | Adaptado por Blog Carbonero